Arturo Perez-Reverte presenta El Asedio en Thalassa

Georges Pernoud presenta desde 1975 uno de los programas más interesantes de la televisión francesa: Thalassa.

Víctimas de ayer, verdugos de mañana. Lo de siempre. La tentación del poder y el dinero. La puerca condición humana“.  Arturo Pérez-Reverte

La televisión francesa puede aún vanagloriarse de poseer algunos de los programas más interesantes del panorama televisivo europeo. A diferencia de España y América Latina, donde la decadencia de la televisión como vehículo de conocimiento y transmisor de crítica y análisis es casi total. Cierto es que la existencia de programas de calidad como Thalassa de France 3, o cadenas como la franco-alemana ARTE, no garantizan que sean vistos masivamente. En su momento hablaremos como se merece de ese proyecto europeo que es ARTE, proyecto de disolución de fronteras y de conocimiento mutuo, intereuropeo y extra europeo, tanto más cuanto que Europa se encuentra hoy en pleno impasse.

Hoy hablamos de Thalassa, el programa de la cadena pública France 3, que desde 1975 introduce el mar y todo lo relacionado con él en los hogares de Francia. Y lo hacemos porque en su emisión de esta noche, España y el novelista Arturo Pérez-Reverte serán el centro, junto a la ciudad de Saint-Malo. El programa de Georges Pernoud es relativamente popular, al menos entre las personas de más de 30 años, y goza de buenas audiencias gracias a su perspectiva crítica, la belleza y la responsabilidad de sus reportajes. Otro elemento es la libertad y el espíritu de aventura que desprende. Puertas y ventanas se abren en las casas de Francia y por ellas, en pleno invierno, podemos imaginarnos huir en ese viernes que es preludio del fin de semana, hacia las calidad aguas de la Barrera de Coral de Australia, hacia las heladas cumbres de la Antártida. Inventarnos un viaje o una vida en el Caribe, en playas de Guadalupe, de Saint Barth o las Bermudas. Con Thalassa hemos atravesado la selva de Papua Nueva Guinea, sufridos los monzones en Laos y Malasia, seguido la estela del Capitán Cook, de Magallanes y El Cano, Nansen y  Nordenskjöld, de Bougainville, Gonneville y Laperouse; hemos naufragado con Charcot y hollado el polo con Admunsen.

De la novela de aventuras se pasa a la conquista despiadada, del viaje de placer de los yates millonarios a los astilleros de pobres en las costas de Bangla Desh; de héroes y con villanos, con mástiles que se parten y esclavistas de todos los colores, el viaje dura la noche del viernes y mientras cenamos imaginamos la botella de vino, venida del barco de Rackham el rojo, “truenos de Brest, pardieu” grita el Capitán Haddock.

Tras esta larga introducción, como no imaginar a Arturo Pérez-Reverte inmerso en Thalassa. El escritor de Cartagena, simboliza todo lo dicho. Crítica acerada y romanticismo en la punta de la pluma. Reverte reconoce cuando se debe el valor de los villanos, aunque esto no les salve de la horca. Reverte busca en la historia ejemplos que nos hagan mejores y la moldea como le place para que coincida con lo que desea. Está en su derecho desde que atravesó la delgada línea roja que divide periodismo y literatura, la realidad y la verdad. Con sus defectos le seguimos en sus viajes y le admiramos cuando blande con maestría el sable que tantos han acobardado por oxidarlo en su vaina. La España de hoy paga y sigue pagando los errores de sus antiguos que, aunque no fueran españoles eran nuestros padres.  Lo que bien sabe Reverte es que los ciudadanos de hoy, libres del peso de sus mayores, se obstinan en seguir su senda. Por eso escribe historia, escribe Reverte en la historia para verter sus sueños y sus tristezas. Al final el bueno debe morir, porque en la vida real nunca triunfa el bien.

Arturo Pérez-Reverte presentando su libro el Asedio en Cádiz.

Bien conocido en Francia por sus novelas negras y de aventuras, lo es algo menos por sus revisiones históricas, donde plasma con genio los problemas actuales. A pesar de tener menos tirón, sus novelas historicas le han granjeado el respeto de literatos, crítica y público, siendo honrado con varias condecoraciones y premios y siendo invitado por periódicos y programas como Thalassa. Una de las últimas obras de su vertiginosa y fructífera producción es El Asedio, traducida en francés a Cadix, ou la diagonale du fou. La novela teje una trama donde se mezclan personajes perdidos en mitad de la ciudad asediada. En Cádiz los afrancesados y liberales españoles tratan de reformar el régimen sin perder América, al tiempo que Napoleón les sitia. Una vez más lo que pudo ser y no fue, la reforma siempre inconclusa de una España que nacía, una vez más los problemas del presente esbozados 200 años atrás que sirven a Reverte para introducir sus fetiches, sus esperanzas, sus sueños. Cádiz como centro de España y suma de todas sus diferencias, y con este telón de fondo, personajes que recorren las calles buscando salvarse o salvar. Cádiz como centro de una Europa llena de contradicciones, donde Napoleón expande las ideas de libertad de la Revolución francesa  manu militari. De ahí el interés del autor, alejado del maniqueísmo y de lo políticamente correcto, plagas de nuestro hoy, personal y brutal, sensible como pocos, admirado y ociado a partes iguales, reflejo de la España que como casi nadie sabe criticar.

El Thalassa de hoy se centra en el Mediterráneo del sur de España y como centro un reportaje de Ramón Gutiérrez e Yvon Bodin, Cadix, un bijou andalou (Cádiz, un tesoro andaluz) que contará con el propio Arturo Pérez-reverte como guía. Gracias a él las calles luminosas se teñirán de historia, siempre roja y negra, siempre temible y siempre interesante y educativa.

Playa de Saint Malo al atardecer. Puerto corsario en el pasado, hoy una de las antesalas del Mont Saint Michel. Foto de Flickr de greg64g.

En otros reportajes del hoy muy español Thalassa, veremos Formentera en las Baleares y el Parque Nacional de Doñana. Y junto al viaje español, Saint-Malo, en la verde Bretaña. Saint Malo a las puertas de la Abadía del Mont Saint Michel desvelará sus historias de corsarios y marineros, soldados y piratas, tan ligados a la historia española, a Cádiz y a otro episodio común, la batalla de Trafalgar, por cierto también visitada por el señor Pérez-Reverte en Cabo Trafalgar.

Disfruten del programa, ya sea hoy, o más tarde. Thalassa se emite en la cadena TV5 Monde, la televisión francesa internacional, pero se puede ver visitando la página web del programa:

Página principal
Reportaje sobre Cádiz y Arturo Pérez-Reverte.

Y no olviden lo que dijo el abuelo del autor: “Arturín, aprende francés, que alguna vez en la vida los españoles siempre tendremos que exiliarnos“.

Alexander Paraskinnen para blog-francia.com