Champaña-Ardenas

La nueva región del Grand Est reagrupa Champagne Ardenas, Alsacia y Lorena.

La región Champaña Ardenas es conocida por el famoso vino espumoso, la champagne, el champán y por los conflictos bélicos que se desarrollaron es esta zona durante las dos guerras mundiales. Sin embargo, en esta breve presentación les mostraremos que Champaña Ardenas es mucho más y les invitaremos a que la visiten, conozcan y disfruten.

Champaña Ardenas ocupa un poco más de 25.000 km2, y su población se sitúa en torno a 1,4 millones de personas. Cuatro departamentos forman la región, Aube, Marne, Haute Marne y Ardenas. Las ciudades más importantes y conocidas so  Reims, Troyes, Charleville-Mézières, Sedan, Châlons-en-Champagne y Chaumont.

Un poco de geografía y también el clima.

Limita con Bélgica al norte, con las regiones de Picardía e Île de France al oeste; la Lorena y el Franco Condado al este y Borgoña al sur. La cercanía y las buenas comunicaciones por carretera y tren hacen que algunas zonas de Champaña sean en la práctica la periferia de París, como Epernay, Troyes o Reims. Muchos habitantes del gran París viaja el fin semana o los puentes a la llanura de Champaña o a los montes de las Ardenas.

La región está compuesta por una gran llanura por la que discurren el Mosa, que se une en un estuario común con el Rin y, los grandes afluentes del Sena, el Marne, el Aube.

En esta gran llanura es donde se cultivan las uvas que se convertirán en las burbujas del champagne. Al norte, las colinas de las Ardenas, forman la frontera con Bélgica. En estas montañas el bosque predomina y allí tuvieron lugar terribles combates durante el invierno de 1944/45 que sellaron la victoria aliada en el frente occidental durante la II Guerra Mundial.

Hay que destacar que en la región se encuentran tres de los lagos artificiales que protegen al río Sena de las crecidas y que sirven de embalses para acumular agua para la ciudad de París. Estos lagos, Chantecoq (48 km2, lo que lo hace el lago artificial más grande  de Europa), el lago d’Orient (23 km2) y el lago du Temple (18 km2), son una de las atracciones para la población de la región y también para numerosos parisinos que vienen en verano a los numerosos campings a librarse del calor que a veces azota a la capital francesa.

El clima de la región es una mezcla del clima oceánico y del continental. La altura, por pequeña que sea hace bajar las temperaturas. Los inviernos son fríos y la nieve aparece en las Ardenas, los veranos cambiantes. La lluvia no es excesiva pero las brumas, nieblas y cielos cubiertos son comunes.

Un poco de historia.

La región administrativa francesa incluye buena parte de la Champaña del antiguo régimen. El hecho de ser una llanura justo en la divisoria entre dos grandes territorios ha hecho de la región una zona de frontera, ocupada e invadida sucesivamente. Poblada ya en la prehistoria, los romanos hicieron de Reims, las ciudad más conocida de Champaña Ardenas uno de sus puestos avanzados.

Ya en el medievo, su catedral consagrada por San Remi, será el lugar donde los reyes de la monarquía francesa sean consagrados. Durante estos siglos la riqueza de la Champaña fue grande, basada en la ferias que aprovechaban su situación central entre el cruce de las rutas comerciales entre Flandes, Alemania, el norte de Italia y el mediodía. Además Reims y las otras grandes ciudades se encontraban en plena ruta del peregrinaje hacía Roma.

Durante la Revolución en Valmy, en 1792 los ejércitos de las potencias monárquicas invasoras son derrotados en una batalla que garantiza la supervivencia del nuevo régimen.

Paisaje vitivinicola, atractivo número uno de Champaña Ardenas.

Un siglo después en 1870, la derrota del ejercito de Napoleón II en Sedán marca el final del II Imperio y de la Guerra Francoprusiana.

Durante la primera y la segunda guerra mundial, la llanura de Champaña es una vía de entrada natural para los ejércitos alemanes. En 1914 el valle del Marne ve morir a decenas de miles de soldados en la primera batalla del Marne. En 1917 absurdas ofensivas francesas en el Chemin des Dames provocarán miles de victimas inútiles, y aún en 1918 en la segunda batalla de l Marne la sangre europea regará los campos anegados. Durante la II Guerra Mundial, en 1944 cuando en las Ardenas se libre una de las últimas grandes batallas del conflicto.

¿Qué visitar?

La presencia de la historia.

Indudablemente el rastro de la historia nos llevará a los lugares más interesantes de Champaña Ardenas. Las grandes catedrales e iglesias católicas, de entre las que destaca la de Reims, los campos de batalla de todas las guerras que has tenido lugar, con sus museos y cementerios son algunos de esos monumentos que nos hablan del arte y la pericia, de la barbarie y la locura humana.

El casco antiguo de Reims y Troyes, con sus casco antiguo repleto de casas antiguas, la fortaleza de Sedan, las bodegas de Epernay o el Memorial Charles de Gaulle en Colombey-les-Deux-Églises son algunos de los lugares y monumentos más interesantes.

La Naturaleza

El otro gran atractivo turístico de la región es la naturaleza, la artificial como los lagos que evitan las inundaciones y crecidas del río Marne, o naturales como los valles del Marne y del Mosa o el macizo de Ardenas con sus colinas repletas de bosques tupidos son ideales para visitas donde la bicicleta, las botas, la natación o el campismo son importantes. Y todo tan cerca de París, de Bélgica, Luxemburgo y Alemania.

El champaña, el champán

Botella de la prestigiosa marca Dom Pérignon. Si el abad del siglo XVI hubiera imaginado su fama futura…

El Champaña es el vino más famoso de la tierra, quizá por ello se diferencia del vino para ser simplemente el champán. Este vino espumoso se elabora a partir de tres cepas Pinot noir, Pinot meunier y Chardonnay blanco.

La vid se cultiva en Champaña, al menos desde la época romana. Sin embargo, es en el siglo XII cuando la Iglesia católica e abroga el monopolio de la producción y comercialización del vino en Champaña. El vino producido en la región no envejecía bien en las barricas y era, de forma natural, espumoso, por lo que la costumbre era la de embotellarlo rápidamente. Su carácter inestable le hizo llamarse “vino del diablo” o “salta corchos” al estallar o abrirse a la mínima sacudida.

El champaña tal vez hubiera desaparecido de no ser por el gusto inglés. Los comerciantes ingleses comienzan a comprarlo en el siglo XVII y la nobleza de las Islas se aficiona rápidamente a su gusto y sus burbujas. La pérfida Albión, salva el champán y lo populariza como señal de gusto y etiqueta.

Entre finales del XVII y principios del XVIII se establecerán las normas definitivas del champán y nacerán las principales casas. Dom Pérignon, abad de la región, y después Claude Möet o Madame Cliquot. Rápidamente de ser el vino del diablo pasa a ser el “vino de civilización”. Otras marcas como Mum, llegaron más tarde.

Hoy en día la producción es de 400 millones de botellas, siendo Epernay el centro del Champagne.

Visitas y excursiones a las bodegas de vino de Champagne (Champán).