Museos en París: Museo del Quai de Branly. Sección Oceanía.

Estatuilla procedente de Nueva Irlanda en Papua Nueva Guinea.
Estatuilla procedente de Nueva Irlanda en Papua Nueva Guinea.

La colección del Museo del Quai de Branly sobre Oceanía es muy rica. Zona de trabajo de muchos antropólogos, la región cuenta también con una presencia francesa desde hace siglos. Además varios departamentos franceses se encuentran en las antípodas: la Polinesia francesa, Wallis y Futuna y Nueva Caledonia.

Melanesia

La gran isla de Nueva Guinea es uno de los lugares del mundo donde aún quedan vestigios humanos y naturales desconocidos para el resto del mundo. Obras espectaculares nos hablan del complejo sistema social de la isla: ceremonias particulares de los hombres, sistemas de acumulación y redistribución de los recursos, la función de la guerra, etc… Objetos que nos hablan de los ritos de paso, de las relaciones con los ancestros, la caza, la guerra y los ritos funerarios van desgranándose a medida que penetramos en los espacios oceánicos. Las islas Salomón, Vanuatu y Nueva Caledonia también están profusamente representadas.

Australia y Nueva Zelanda

La mayor isla del globo alberga culturas humanas muy olvidadas y que, sin embargo, poseen elementos de gran complejidad y riqueza.

En Nueva Zelanda, el arte maorí destaca con los objetos de madera y el tatuaje. De Australia las telas y los dibujos sobre corteza de eucaliptos muestran una iconografía que hoy ha sido adoptada por el estilo neomoderno en la arquitectura y el diseño de interiores. Destaca la colección recogida por Karel Kupka en la Tierra de Arnhem en los años 1960

Los viajes al “tiempo de los sueños”, -una realidad paralela a la que los primeros australianos llegaban gracias a ciertas substancias-, que era capital para comprender el mundo y tomar decisiones, se explican con un video de gran interés.

Micronesia y Polinesia

Este mar de islas posee una cultura poco conocida, muy diversa y adaptada a los rasgos comunes de la región: la escasez de recursos y el mar. Una gran instalación nos habla mediante los restos arqueológicos del poblamiento de Micronesia y Polinesia y de las técnicas de navegación.

La importancia de los ritos, la religión y sus tabúes ha sido capital como en el resto del mundo para cimentar y controlar las sociedades. El carácter divino de los reyes polinesios, por ejemplo, se parece enormemente al de la vieja Europa.

Objetos de plumas, nácar o conchas ornan todo el recorrido, además de tallas de madera y estatuillas de piedra.

Corteza de eucalipto pintada de la Tierra de Arnhem. Serpiente del mundo de los sueños del arte aborigen
Corteza de eucalipto pintada de la Tierra de Arnhem. Serpiente del mundo de los sueños del arte aborigen

Insulindia

Obras provenientes de Java, Sumatra, la isla de Flores terminan por dar una muestra de este brazo de Asía, unión natural con el continente euroasiático de toda Oceanía.

Una diversidad inaudita, cambiante como cambian las islas. Adornos suntuosos, joyas, que muestran la importancia del rango y las diferencias de estatus. Estatuillas y tejidos realizadas con materias venidas de todo el mundo, lo que muestra a su vez, la riqueza de intercambios de la zona. La importancia de los espíritus, los malos y buenos, los tótems, en Borneo, las Molucas o Bali, todo ello pone un excelente colofón a nuestro viaje por Oceanía y el sueste de Asía.