Saint-Malo

Casco Viejo de la ciudad de St Malo en Normandía.
Casco Viejo de la ciudad de St Malo en Normandía.

El puerto de Saint Malo, en la costa norte de Bretaña, es conocido por su pasado pirata, su ciudad amurallada y sus playas. En los siglos XVII y XVIII fue uno de los puertos más importantes de Francia, tanto para la marina mercante como para los corsarios. En esa época, se construyó un sistema de murallas y fortificaciones para defenderse de los intrusos ingleses, pero estos fuertes demostraron ser más débiles que los invasores.

El puerto, destruido por los alemanes en la II Guerra Mundial, se reconstruyó tras la guerra, y hoy es uno de los destinos turísticos más populares de la región. Dentro del casco antiguo, se alza la catedral Saint Vincent. Comenzada en el siglo XI, la catedral recoge una excelente colección de vidrieras medievales y modernas. En julio y agosto, también alberga conciertos de música clásica. Las escenas de turistas con el vídeo al hombro son ya típicas de estas murallas que, por otro lado, proporcionan unas magníficas vistas de Saint Malo.

Al sur, a los pies del casco antiguo, yace el fuerte de la Cité, del siglo XVIII, que fue fortaleza alemana durante la II Guerra Mundial. Flanqueando las murallas, se sitúan los fortines de acero agujereados por los proyectiles de los Aliados. Otros atractivos de Saint Malo son las plácidas playas al sur del casco antiguo y la costa que continúa hacia el noreste. Esta zona presenta una de las más altas variaciones de mareas del mundo, así que, para llegar al agua cuando está baja, uno tiene que darse un buen paseo.

Saint Malo es el lugar perfecto desde donde poder explorar la Côte d’Émeraude. Como excursión de un día, se puede realizar una visita a la famosa abadía situada en el Mont Saint Michel, patrimonio mundial de la UNESCO.