Niza

Vista de la Place Massena, uno de los centros neurálgicos de la ciudad. Foto de Yanndo2b

Localización

Niza es una ciudad situada en el extremo sureste de Francia a 30 km de la frontera con Italia,  a orillas del Mar Mediterráneo. Se halla en la desembocadura del río Paillon, bordeada por la Bahía de los Angeles y rodeada de varias colinas. Pertenece al departamento de los Alpes Marítimos y es la segunda ciudad de la región Provenza-Alpes-Costa Azul (PACA), después de Marsella, situada a 230 km de aquélla y a 960 de París.

Es uno de los municipios más grandes de Francia (348 721 habitantes en 2007; la gran Niza tiene 940 018 habitantes (2006), es la quinta ciudad de Francia por población después de París, Marsella, Lyon y Toulouse.

Está situada entre el mar y las montañas, lo que le da una posición privilegiada. Es la capital económica de la Costa Azul. El turismo, el comercio y las administraciones (públicas y privadas) tienen un lugar importante en la actividad económica de la ciudad. Posee una gran capacidad hostelera y acoge cada año millones de turistas. Dispone del tercer aeropuerto de Francia y dos palacios de congresos dedicados al turismo de negocios. También tiene una universidad y barrios de negocios. Por otro lado hay museos, un teatro nacional, una ópera, una biblioteca regional, un conservatorio nacional y salas de conciertos.

Fue la capital histórica del condado de Niza y perteneció a la Provenza antes de unirse a la Casa de Saboya en 1388 y más tarde el reino de Piamonte-Cerdeña. Se hizo francesa definitivamente en 1860.

Clima

Niza posee uno de los climas más agradables de la Francia continental. Se trata de un clima mediterráneo, con inviernos suaves y húmedos (con temperaturas máximas medias de 12 a 14°), y veranos calurosos y muy secos (con temperaturas máximas medias de 23 a 27°).

Las heladas son raras y las precipitaciones en verano son muy débiles, mientras que en otoño son frecuentes, así como las tormentas violentas, ya que las temperaturas son aún altas en esta estación (20-24°). Esta época está marcada también por el viento siroco que trae una ligera ola de calor y transporta arena del Sahara.

Situación y topografía

La ciudad se encuentra abrigada del viento por una serie de colinas, limitada al oeste por el valle del Var y al este por el monte Boron. Niza se desarrolló al pie de la colina del Château, en la parte comprendida entre el río Paillon y el mar, lo que constituye actualmente la vieja Niza con calles estrechas.

La belleza del puerto de Niza.
La belleza del puerto de Niza.(foto flickr de Top a Nice).

La colina más conocida de las que dominan la ciudad se llama Cimiez, con sus vestigios antiguos y el parque donde se encuentra el museo Matisse y acoge el Festival de Jazz en julio. Otra colina importante es la del Château, que separa la ciudad antigua del puerto Lympia. La ciudad no puede extenderse precisamente a causa de las colinas, por lo que tiene que hacerlo hacia el norte, siguiendo el curso del río Paillon y en la llanura del oeste hasta Saint-Laurent-du-Var.

Tejido urbano

La ciudad ha tenido que adaptarse pues a un territorio accidentado. Se desarrolló a partir de la vieja Niza que ocupa un triángulo entre la colina del Château, el mar y el Paillon. Se extendió primero hacia el este y el puerto, y después al norte de éste. A partir del siglo XIX la ciudad sobrepasa el Paillon y se desarrolla a lo largo del litoral y hacia el interior. En el siglo XX, el crecimiento de la población hace necesaria una extensión de la urbanización a lo largo del valle del Paillon, hacia el oeste, en el interior de los pequeños valles, y sobre las diferentes colinas.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX, el Paillon ha sido poco a poco recubierto de jardines, infraestructuras y edificios, lo que tiende a reforzar la división de la ciudad en dos.

Barrios

Los barrios de Niza se han construido en función de la división de la ciudad: la orilla izquierda del Paillon es más antigua y se caracteriza por un urbanismo próximo al de Turín. La orilla izquierda es más reciente y presenta un estilo más hausmaniano (similar al de París).

La colina del Château se corresponde con la Niza vieja. El castillo ha sido destruido en el siglo XVIII y desmilitarizado en la segunda mitad del siglo XIX. Actualmente es un lugar de paseo. La Niza vieja se desarrolló a partir del siglo XIV y acogió hasta el siglo XIX a la mayoría de los habitantes y los lugares de poder y de actividad económica. En él se encuentra la catedral de Sainte-Réparate, el Palacio comunal, el Palacio del gobernador (hoy la prefectura) y el Senado. Constituye el corazón turístico de la ciudad y está lleno de cafés y restaurantes.

El puerto a sido durante mucho tiempo un barrio popular, y hoy es bastante turístico y de una gran belleza. Al puerto propiamente dicho llegan barcos de paseo y cruceros.

La colina de Cimiez es el barrio más burgués de la ciudad. En él hay diferentes palacetes de la Belle Epoque, que han sido transformados en apartamentos para las clases acomodadas. La avenida Jean-Médecin es la principal arteria comercial de la ciudad. La zona peatonal fue creada en los años 70 y es muy turística.

Los barrios République, Saint-Roch y Magnan son barrios populares construidos en la segunda mitad del siglo XIX y primera del XX. Los barrios de Pasteur, L’Ariane y Les Moulins son también barrios populares construidos entre los años 60 y 70 a las afueras de la ciudad. En la llanura del Var, en el oeste de la ciudad es donde se encuentran las grandes superficies y las administraciones.

La arquitectura

Un pintoresca estampa de la ciudad de Niza. Los colores vivos del Vieux Niza nos acompañan durante nuestra visita, callejeando cerca del Medriterráneo.

En la arquitectura de la ciudad se refleja de una forma particular su historia. El casco antiguo es característico del urbanismo de una ciudad fortificada italiana en la época moderna. Las calles son estrechas y tortuosas, los edificios recubiertos de pintura de colores cálidos (ocre o rojo). Las iglesias son de estilo barroco. Y los barrios construidos a finales de la época moderna y a principios del siglo XIX reflejan la influencia del urbanismo de Turín de entonces: las calles son más anchas y rectilíneas y los edificios de colores.

Los barrios construidos después de la anexión de Francia en 1860 son de un estilo más austero y hausmaniano: aunque las calles son anchas y rectilíneas, la piedra sustituye a las fachadas de colores. Estos barrios tienen un aspecto “más francés” que las otras, que son “más italianas”. Además cuenta con numerosos edificios construidos en la Belle Epoque y en 1930. Finalmente, una de las particularidades de Niza es el gran número de edificios calificados como “palacios” de todas las épocas.

Con las leyes de descentralización de principios de los años 80, Niza va a conocer la mayor expansión inmobiliaria de su historia, sobre todo en sus colinas. Los edificios construidos pierden el encanto y no tienen un estilo preciso, más bien son de “estilo cemento”.

Fiestas, tradiciones y Festivales.

Niza es una ciudad muy animada. Durante las dos semanas de Carnaval, el más importante de Francia (más de 1.200.000 visitantes), la ciudad se transforma y el ambiente de fiesta, los disfraces y los carros engalanados ocupan la ciudad. Además comparsas de todo el mundo animan con música y espectaculo las calles de Niza.

El Festival de Jazz de julio es otra de las grandes citas de la ciudad.