Museos en Metz

La belleza de la arquitectura contemporánea del Centro Pompidou-Metz
La belleza de la arquitectura contemporánea del Centro Pompidou-Metz

El Centro Pompidou-Metz

Una arquitectura única

Caminando por la plaza y los jardines que unirán el centro de la ciudad de Metz con la estación en el Centro Pompidou-Metz, el visitante descubrirá un edificio de tonos claros y luminosos, poderoso y ligero a la vez, que invita a abrigarse bajo su techo protector. Los autores imaginaron una arquitectura que tradujera la apertura, la mezcla de culturas y el bienestar, dentro de una relación inmediata y sensorial con el medio ambiente.

El edificio se presenta como una vasta estructura de plan hexagonal, atravesada por tres galerías que se desarrolla en torno a una aguja central que culmina a 77 metros. La cubierta de madera tiene una superficie de 8000 m2 y por debajo se superponen y se cruzan tres galerías, cuyos extremos, parecidos a grandes vanos vidriados que sobrepasan la cubierta, están orientados hacia diferentes puntos importantes de la ciudad, como la catedral, la estación o el Parque de la Seille.

El edificio ocupa una superficie total de 10660 m2, y el conjunto recuerda a una enorme carpa rodeada de una plaza y un jardín.

La Cubierta

Los arquitectos apostaron por una cubierta muy original que forma un hexágono de 90 metros de ancho, haciéndose eco del propio edificio. Está compuesta por módulos hexagonales, que se parecen a la rejilla de los sombreros chinos.

La estructura está hecha de madera laminada muy resistente superpuesta en dos capas en las tres direcciones del hexágono. Con esta malla se pueden alcanzar longitudes de unos 40 metros y la cubierta se convierte en un elemento que casi se sustenta por sí mismo, con sólo algunos elementos de apoyo.

Posee una geometría irregular, con curvas que  envuelven los diferentes elementos del edificio, sobre todo las tres galerías de exposición. Esta carpa de madera es una de las más grandes y complejas de las construidas hasta el momento.

Tela protectora

Esta estructura se inspira en un sombrero chino encontrado en París por Shigeru Ban. La estructura de madera está recubierta por una membrana blanca a base de fibra de vidrio y teflón. Esta materia es impermeable y ayuda a crear un ambiente templado de forma natural, que supone unas excelentes condiciones de exposición y de conservación de las obras.

El Interior

El interior destaca por la claridad de su colorido: el techo es de madera clara, las paredes y las estructuras están pintadas de blanco y los suelos son de color gris perla.

Se ha apostado por tratar los espacios interiores como una prolongación del exterior a través de fachadas vidriadas. De esta forma, se puede ver la gran nave desde el jardín.

Detalle de la transparencia de la cubierta y del gran ventanal de una de las galerías desde donde se puede ver la ciudad de Metz
Detalle de la transparencia de la cubierta y del gran ventanal de una de las galerías desde donde se puede ver la ciudad de Metz. Foto flickr de mfld57

La Gran nave

Desde el forum, la mirada nos lleva a la gran nave, primer espacio de exposición dedicado a las obras excepcionales de grandes dimensiones. Ocupa una superficie de 1200 m2 y ofrece una auténtica flexibilidad y una gran libertad de exposición: la altura se va elevando progresivamente de 5,70 a 18 metros.  Hay una alternancia entre grandes espacios libres y espacios más íntimos. No se trata de ambientes estáticos; pueden ser modulados para ofrecer lecturas originales del arte moderno y contemporáneo. Estas áreas de exposición ocupan 5000 m2, junto a las tres galerías, pero también se puede contar con el jardín de esculturas, el forum, la terraza del restaurante o las partes superiores de las galerías, donde también es posible exponer.

Los otros espacios

En la entrada se encuentra la recepción, la librería, el centro de documentación sobre arte moderno y contemporáneo, el espacio de acogida de grupos, la taquilla los vestuarios y los servicios.

En la planta baja, hay un auditorio de 144 plazas para cine o conferencias, así como un estudio de creación, un espacio polivalente que sirve para sala de espectáculos o para exposiciones. También hay un café de una superficie de 70 metros cuadrados que tiene una terraza que da al jardín. A través de este café se accede al restaurante situado bajo el estudio de creación, que también posee una vasta terraza orientada al sur que da al jardín.

Obras

Una exposición excepcional : “Chefs-d’œuvre ?” (¿Obras maestras?)

¿Qué es una obra maestra?, ¿La noción de obra maestra tiene todavía algún sentido hoy?, ¿Quién decide lo que es una obra maestra?, ¿Una obra maestra es eterna?… A través de una selección excepcional de cerca de 800 obras, la exposición abierta del Centro Pompidou-Metz se centra en la noción de obra maestra.

La colección del Museo nacional de arte moderno, el Centro Pompidou de París es de una extraordinaria riqueza y diversidad. De ahí proviene la mayoría de las obras de esta exposición. El público podrá conocer así muchas de las grandes figuras de la historia del arte del siglo XX. El conjunto se completa con préstamos de prestigiosas instituciones francesas y extranjeras, y con pedidos realizados para la ocasión. Pintura, escultura, artes gráficas, fotografía, video, obras sonoras, cine, arquitectura, diseño…todos los campos de la creación están representados, a imagen y semejanza de la plurisciplinaridad de la programación del Centro Pompidou-Metz.

“Chefs-d’œuvre ?” invita a una visita en cuatro secuencias. En la Gran Nave, un recorrido cronológico que conduce al encuentro de las “Obras maestras de la Historia” para conocer los momentos clave de la constitución del Museo nacional de arte moderno. En la Galería 1, se pueden conocer las “Historias de las obras maestras” desde su creación.  La exposición continúa en la Galería 2 con “Los sueños de las obras maestras”, proposición de un museo soñado. Para terminar, en la Galería 3, “Obras maestras hasta el infinito” se interroga sobre la persistencia de la noción de obra maestra a lo largo del siglo XX hasta nuestra era.

Impresionante vista de Metz desde la inmensa nave del Centro Pompidou
Impresionante vista de Metz desde la inmensa nave del Centro Pompidou. Foto flickr de Matthew Feliz Sun

Informaciones prácticas

Cómo llegar al Centro Pompidou-Metz

-A pie: a 2 minutos de la estación de tren TGV de Metz Ville, a 10 minutos del centro histórico.

-En coche:
Autopista A4 (París /Estrasburgo) y A31 (Luxemburgo/Lyon), salida en el centro de Metz.
Para los coches hay un parking de 700 plazas.

-En tren:

Estación TGV de Metz Ville. Trenes directos: a 1h20 de París, a 40 minutos de Luxemburgo Ville.
Estación Lorraine TGV (a 35 km de Metz, hay autobuses que le llevan a la ciudad).

-En avión
Aeropuerto de Metz-Nancy Lorraine (18km/20 minutos).

Horarios de apertura: Lunes, miércoles y domingos (10:00-18:00), jueves, viernes y sábados (10:00-20:00). Cerrado los martes.

Tarifas

Exposiciones: 7 €.
Gratuita para:
– Menores de 26 años,
– Minusválidos y acompañantes,
– Mayores de 65 años,

Espectáculos: gratuito/ 5 € / 10 € / 15 € / 20 € según el programa
Cine: 5 €
Visita guiada (grupos de 20 personas máximo): 50 €.

Restaurante La Voile Blanche

Este restaurante ofrece a los visitantes una gran calidad en un decorado elegante. El diseñador Patrick Jouin y el arquitecto Sanjit Manku han concebido un espacio inspirado en un caleidoscopio compuesto de paneles de cristal. Este teatro de ilusiones juega con los reflejos y la percepción de las imágenes; y contrasta con las formas suaves de los sillones formados por dos pétalos.

Este restaurante está compuesto por un comedor, un bar y dos terrazas y quien está al mando es el gran chef de la Grange de Condé, establecimiento prestigioso situado a unos 20 km de Metz, que ha escogido combina una cocina regional y tradicional con ciertos toques contemporáneos.
Abierto todos los días de 11:00 a 22:30, excepto los martes. Los domingos hay un brunch de 10:00 a 18:00.

El Grenier Chevrement de Metz, museo con importants colecciones de arte medieval. Pertenece a los Museos de la Cour d'or.
El Grenier Chevrement de Metz, museo con importants colecciones de arte medieval. Pertenece a los Museos de la Cour d’or. Foto flickr de johann j.m.

Museos de Metz Métropole La Cour d’Or

Esta denominación hace referencia a la leyenda del antiguo palacio de los reyes merovingios de Austrasie, cuya capital era Metz. En estos lugares cargados de historia es donde se casó la célebre reina Brunehaut con el rey Sigebert.

En 1839 se fundaron los museos y ocupaban un espacio de 200 metros cuadrados en un edificio ligado a la Biblioteca Municipal de Metz. Albergaban una colección de cuadros que la municipalidad no podía guardar.

En 1841, se acondicionaron 2 salas para las colecciones de Historia Natural. La presentación de las colecciones galo-romanas fueron impulsadas por la Academia Real de Metz y de la Sociedad de Historia de la Moselle. Se desarrollaron considerablemente durante la primera anexión (1871-1918). Estas colecciones son unas de las más ricas de Francia, con obras maestras como la columna de Merten o el altar del dios Mitra.

En 1935, fue acondicionada una nueva ala, paralela a la calle del Haut Poirier. En esta ocasión, los vestigios de las termas antiguas se han puesto al día. La nueva ala fue construida en torno a estas termas.

En 1977, el traslado de la biblioteca municipal permite la elaboración de un nuevo plan museográfico. Los museos encontraron un lugar definitivo en una superficie de 3500 m2, incluyendo:

* La antigua abadía des Petits Carmes
* El increíble depósito (grenier) medieval de Chèvremont, en el que se expone una parte de las colecciones de la Edad Media, testimonia el apogeo económico, religioso y artístico del Metz patricio (chancel mérovingien de Saint-Pierre-aux-Nonnains, plafonds peints).
* La pequeña iglesia de los Trinitaires

La colección de Bellas Artes, con obras de Monsu Desiderio, sorprendente pintor instalado en el Nápoles barroco; o piezas de la Escuela de Metz (siglo XIX), completa un fabuloso paseo a través de los siglos.