Bibliotecas y archivos

La biblioteca histórica de la ciudad de París se sitúa en el bellísimo palacete del siglo XVI “Hôtel Lamaignon”

París es una ciudad donde se fomenta la cultura. Así, la red de bibliotecas municipales es muy amplia y ofrece un abanico muy rico de las diferentes formas de expresión cultural que comprende dos redes complementarias: una red de 58 bibliotecas de préstamo de libros repartidas en los 20 distritos de la capital, y un conjunto de bibliotecas patrimoniales y/o especializadas de una diversidad y riqueza documental excepcional. El acceso a las bibliotecas municipales es libre, gratuito y está abierto a todos (salvo en el caso de la Biblioteca nacional de Francia y la biblioteca Mazarine). Se pueden consultar o pedir prestados todo tipo de documentos: libros, revistas, comics, CDs y DVDs, incluidos los de la Reserva Central. El catálogo de las bibliotecas municipales puede consultarse por internet. El préstamos de libros, revistas y comics es gratuito, mientras que el de discos y videos se hace a través de una especie de contrato anual.

Las bibliotecas de la ciudad de París constituyen un centro importante de cultura, con más de 330 mil personas inscritas, 12 millones de préstamos y una frecuentación de 8 millones de entradas por año. La diversidad de la oferta es uno de los medios privilegiados por la ciudad para cumplir las misiones tradicionales de las bibliotecas: iniciar a la lectura, facilitar el acceso a la información, contribuir a la formación permanente, abrirse a todas las culturas, proponer un amplio abanico de documentación y participar en la oferta de ocio.

Las bibliotecas especializadas de la ciudad de París, también están a disposición de todo el mundo para el estudio, la investigación o simplemente para consulta. Algunas de estas bibliotecas se encuentran en lugares privilegiados, desde el punto de vista arquitectónico, y constituyen en sí mismas un patrimonio excepcional por la originalidad y la rareza de sus colecciones sobre temas muy diversos. Hay tres grandes bibliotecas patrimoniales: la biblioteca histórica de la ciudad de París, creada en 1871 y consagrada a la historia de París, posee un millón de libros, mapas y planos ligados a la historia de la ciudad, fotografías…; se encuentra en el Hôtel de Lamoignon; la biblioteca administrativa, creada para las necesidades de la administración parisina, que está en el cuarto piso del Ayuntamiento de París; y la Biblioteca Forney, inaugurada en 1886 y consagrada a las Artes decorativas y a los oficios artísticos, se sitúa en el Hôtel des archvêques de Sens élevé, en el distrito 15.

Por otra parte, hay establecimientos a menudo desconocidos, pero de también sumamente importantes que organizan numerosas manifestaciones destinadas a dar a conocer sus colecciones: exposiciones, conferencias y coloquios, visitas, publicaciones, etc. Son las siguientes: la biblioteca Marguerite Durand, abierta en 1932, y consagrada a la historia de las mujeres y del feminismo; la mediateca musical de París (1986) reúne a la vez biblioteca de préstamo multimedia, centro de documentación y colección de archivos sonoros; la biblioteca de la literatura policiaca, abierta en 1995, una de las grandes referencias internacionales en este campo; la biblioteca de artes gráficas, fundada en 1918 a partir del legado de un tipógrafo, hoy incorporada a la biblioteca Forney; la biblioteca del cine François Truffaut, la segunda colección más importante en cine accesible al público, instalada desde 2007 en el Forum des Halles; la biblioteca de turismo y viajes, dentro de la biblioteca Trocadero (distrito 16); el centro de documentación sobre los oficios del libro y de la documentación, en la biblioteca Buffon (distrito 5); el rico fondo histórico de literatura para la juventud de la biblioteca de l’Heure Joyeuse, en el distrito 5.

Las bibliotecas de las casas de dos importantes escritores franceses completan este conjunto de 13 lugares; se trata de la Casa de Balzac y de la Casa de Victor Hugo.

La riqueza de estas bibliotecas, que reúnen en total más de seis millones de documentos de naturaleza diferente (libros, manuscritos, revistas y periódicos, correspondencia, fotografías, postales, carteles, películas, discos, objetos…) son accesibles a través de un catálogo común al conjunto de los fondos.

La Biblioteca nacional de Francia tiene dos sedes: la primera, “Richelieu“, situada en el distrito 2, es el sitio histórico que existe desde el siglo XVII, y la segunda, “François Mitterrand” o Tolbiac, en el distrito 13. Constituye una de las bibliotecas más importantes del mundo con una colección estimada de 30 millones de volúmenes. Es la heredera de las colecciones reales constituidas desde finales de la Edad Media, y la primera institución encargada del depósito legal desde el reino de Francisco I.

Otra gran biblioteca pública es la Biblioteca pública de información del Centro nacional de arte y cultura Georges Pompidou. Y la biblioteca Mazarine es la biblioteca pública más antigua de Francia; se abrió al público en 1643, y se constituyó a partir de la biblioteca personal del cardenal Mazarin.

Por otra parte, están las bibliotecas generales: Documentación francesa, Biblioteca nacional de Francia (BNF), la biblioteca de la Cité des Sciences…Las bibliotecas universitarias, como la de la Sorbona, la de Assas, la del Pantheon…Bibliotecas especializadas, como la del Instituto del Mundo Árabe, la biblioteca del cine,…Y bibliotecas extranjeras, como la Biblioteca de la Ciudad universitaria de la ciudad de París, el Instituto Cervantes (Eaña), la biblioteca polaca,…

La biblioteca de los archivos históricos de la ciudad de París adquiere obras preciosas todos los años, como lo demuestra esta ilustración de Lagier de Vaugelas, sacada del libro del siglo XIX “Soixante vues des plus beaux palais, monuments et églises de Paris”

Archivos

Para aquellos que quieran reconstituir su árbol genealógico o descubrir momentos de la historia, pueden ir al Centro de Archivos de París, que conserva en más de 65 km todos todos los documentos emitidos por los servicios públicos locales desde hace dos siglos. El Centro de los Archivos de París está instalado en un edificio construido en 1989 por Henri y Bruno Gaudin, situado en Porte des Lilas (distrito 19). Se conservan los archivos territoriales de la ciudad y del departamento de París, los archivos de los servicios del Estado en París y en Île-de-France, así como los archivos de implantaciones locales de los establecimientos públicos nacionales, de los establecimientos públicos locales y de las sociedades de economía mixta.

Estos archivos comprenden el estado civil parisino de 1860 a 1902, el estado civil reconstituido del siglo XVI a 1859, los registros de catolicismo de 1792 a 1899, las listas electorales a partir de 1801, las declaraciones de defunción, las listas del censo militar desde 1800, los repertorios de reclutamiento militar desde 1868 y los censos quinquenales de la población. Además, también están los archivos fiscales, los documentos relativos a la nacionalización de los bienes eclesiásticos, las contribuciones directas e indirectas…
Por otra parte, la biblioteca de los Archivos de París adquiere todos los años obras preciosas de los siglos XVII a XIX sobre la historia de París. Las obras conservadas en la bilioteca de los Archivos de parís son complementarias a las fuentes archivísticas y pueden aportar una ayuda preciosa a la investigación. Posee cerca de treinta mil volúmenes y cubre numerosos campos.

Además, se conservan otro tipo de archivos. En primer lugar, permisos de construcción, imágenes y planos de 1880 a 1998. Por ejemplo, encontramos series de planos de arquitectos como los de Hector Guimard y Henri Sauvage, mapas y planos de París y de Île de France, un conjunto de seis mil postales editadas a principios del siglo XX…En segundo lugar, archivos privados, de particulares, asociaciones, empresas, sindicatos y organismos profesionales. Estos fondos, que pueden entrar por donaciones, depósitos o legados, son muy variados y aportan a menudo una luza sobra acontecimientos o fenómenos cubiertos o no por los archivos públicos. En tercer lugar, archivos comunales, piezas de la administración municipal revolucionaria, archivos de los ayuntamientos de los distritos, de los servicios de la Prefectura encargados de la administración municipal, de las comunas anexadas en 1860, así como las de la Compañía parisina del gas, del Taller parisino de Urbanismo…Finalmente, también se encuentran los archivos jurídicos, que presentan dos características: todos los del Antiguo Régimen, a excepción de una, son conservados en los Archivos nacionales, y las anteriores a 1871 han desaparecido a causa de un incendio durante los últimos combates de la Comuna de París.

Además, en esta biblioteca, se ofrecen actividades culturales y pedagógicas: talleres para los colegios, publicaciones de guías, de manuales…visitas-conferencias y exposiciones sobre documentos inéditos.