Puertos Deportivos y Pesqueros

Hermosa vista del puerto deportivo de París. Entre el Canal de Saint-Martin y el Sena, el puerto del Arsenal. Un remanso marítimo con la esclusa que une el canal con el río al fondo. En el otro estremo del Arsenal está la Plaza de Bastilla y su columna.

París es una ciudad con una gran relación marítima. En su blasón una carabela flota sobre el Sena, ese río que ha unido tradicionalmente a París con el mar.

Aún hoy las gabarras unen Le Havre con la cuenca industrial de París e Île de France. Junto a las gabarras encontramos los bateaux-mouches, los bateauxbus, barcos repletos de turistas que pasan sin cesar bajo los innumerables puentes de la ciudad de la luz.

París por tanto parece más una ciudad de negocios e industrial y una ciudad de turismo que un puerto deportivo. Sin embargo, París cuenta con un puerto deportivo, protegido en la desembocadura de unos de los canales que la atraviesan.

El Canal de Saint-Martin, una gran obra de la arquitectura civil, pero poco conocida.

El Canal de Saint-Martin, une el Sena con y que gracias a un complejo y antiguo sistema de canales que une el río Ourcq con el Sena. Desde el Parque de la Villette hasta el Sena 9 esclusas salvan el desnivel creando un cauce de 4,55 Km. inaugurado en 1825 y que tenía como objetivo la traída de agua potable a la ciudad. Hoy en día buena parte del canal está cubierta lo que hace de la ruta turística una curiosidad al alcance de todos, pero generalmente poco conocida.

El puerto fluvial del Arsenal.

Recorrido del Canal de St martin desde la Porte de la Villette, donde se encuentra la Ciudad de la Música hasta el Sena.

Entre el Sena y la Plaza de la Bastilla el puerto del Arsenal es un pequeño y coqueto puerto deportivo con todo el encanto del marco en el que se encuentra. Encajonado entre un pequeño parque donde los jóvenes se reúnen los viernes y en la primavera de París, el puertecito alberga a veleros y pequeños barcos venidos de todo el mundo. Banderas danesas, norteamericanas o neozelandesas se unen a la tricolor. En la mayo cuando el sol comienza a apretar no es raro ver a sus dueños comer en la cubierta de sus veleros, pequeños en tamaño, grandes en viajes.

Tal vez no tengamos los medios, ni el tiempo de viajar desde Valparaíso, Barcelona o Caracas al corazón de París, pero el puerto del Arsenal constituye un monumento más de París.