Patrimonio cultural

Bóveda de la nave central de la catedral. Se puede apreciar bien la altura y la grácil sujección de la arquitectura gótica.
Bóveda de la nave central de la catedral. Se puede apreciar bien la altura y la grácil sujección de la arquitectura gótica.

Burdeos Monumental

Todo el centro de la ciudad es en si mismo de gran interés. Forma parte del catálogo de monumentos considerados Patrimonio Universal de la Humanidad por la Unesco.  Al constituir un entorno portuario de gran belleza y antigua historia se le conoce por el nombre de Port de la Lune, Puerto de la Luna. Ahora les hablaremos de algunos de los monumentos, parques y lugares más interesantes de la ciudad. Sin embargo, quizá, lo mejor sea que el viajero deambule y el propio viaje le vaya dirigiendo a lugares que probablemente nosotros ni conozcamos.

La plaza de la bolsa

La Place de la Bourse fue construida entre 1730 y 1755. El monumental edificio, dividido en dos partes, es ocupado por la propia Bolsa de Burdeos y el palacio de Ferme, donde hoy se encuentra el Museo de la Aduana. Teniendo en cuenta que todo el casco antiguo de Burdeos no posee un espacio abierto, la plaza de la Bolsa permite una vista panorámica excepcional. En el centro de esta gran plaza que da aire a todo el centro histórico de Burdeos, se encuentra la fuente de las Tres Gracias, con 10 metros de altura.

Es una lastima que la sobriedad de la plaza se confirme con la ausencia del ambiente los bares y comercios. Un lugar para pasear y, tranquilamente, contemplar al Garona pasar.

La Catedral Saint André

En el centro de la plaza Pey-Berland se alza este monumento construido entre el siglo XI y XII en estilo románico. Más tarde, se realizaron grandes reformas góticas, – ya que el la iglesia amenazaba con desplomarse -, incluyendo las bóvedas. Al igual que en el caso de Notre Dame en París, los alrededores fueron renovados durante el XIX para dar mayor importancia ya que originalmente estaba rodeado por otros edificios.

La gran nave es muy alta y la luz penetra por vidrieras iluminando un bello edifico, bastante desconocido con relación a otra catedrales como la de Chartres, Amiens o Rouen.

La Explanada de Quinconces

La escena y los palcos del Gran Teatro de Burdeos
La escena y los palcos del Gran Teatro de Burdeos

Un gran espacio que recuerda al Campo de Marte parisino. Con más de 126.000 m2, este impresionante espacio se usa para todo tipo de manifestaciones públicas, desde exposiciones, concierto o mítines políticos. La explanada se abre al río Garona y culmina hacia el interior en el monumento a los girondinos. Esta gran columna recuerda a los revolucionarios decapitados en 1792 durante la etapa jacobina de la Revolución francesa.

La explanada es un lugar de esparcimiento para los bordeleses. Los ciudadanos pasean, meriendan, se cortejan o juegan al fútbol en los buenos días en los que sale el sol.

El Gran Teatro

Orgullo de Burdeos, el Grand Theatre fue terminado en 1780 por Victor Louis. Este gran edificio, encargado por el Duque de Richelieu, puede recibir a más de 1.100 personas, lo cual es destacable teniendo en cuenta que ya más de dos siglos lo contemplan. De estilo neoclásico y forma rectangular algunos de sus elementos sirvieron de ejemplo para la Opera Garnier de París. Tanto el Gran Teatro como el resto de la plaza de la Comedia deben visitarse sin discusión.

El ayuntamiento. Palacio Rohan

El edifico de la alcaldía, el Hôtel de Rohan, es en realidad un antigua palacio episcopal construido por el Príncipe de Rohan en el siglo XVIII. Este noble bordelés no tiene nada que ver con los valientes jinetes de las llanuras que aparecen el Señor de los Anillos, la saga fantástica de J.R.R Tolkien. Se sabe, no obstante, que el escritor británico utilizó ciertas leyendas y nomenclatura bretona, entre otras muchas, para crear sus misteriosas aventuras.

Pero volviendo al monumento bordelés, diremos que el susodicho Príncipe, y arzobispo, encargó el primer edificio de estilo neoclásico construido en Francia. La Revolución expropió los bienes de la Iglesia con lo que será el poder republicano municipal el que ocupe el antiguo arzobispado desde 1800, primero la prefectura, después, en 1837 la alcaldía.
Es posible visitar el edificio y sus jardines. Infórmese sobre los horarios.

El Palacio Gallien, Burdigala la romana.

Se trata de los únicos restos visibles del pasado romano, de una gran ciudad de casi 200.000 habitantes, según algunas fuentes. De sus acueductos, palacios, termas y del anfiteatro poco queda. La nueva Burdeos, las nuevas Burdeos que se fueron sucediendo a lo largo de los siglos, cambiaron el paisaje urbano y, como hemos dicho, hoy sólo el conjunto del Palacio Gallien da fe del antiguo pasado de Roma.

Romántica vista en blanco y negro del Pont de Pierre, el único puente que une el casco antiguo de Burdeos con la orilla este de la ciudad.
Romántica vista en blanco y negro del Pont de Pierre, el único puente que une el casco antiguo de Burdeos con la orilla este de la ciudad.

Monumento histórico artístico desde 1991, el Palais Gallien es un edificio de 130 metros de largo y 110 de ancho situado en la periferia de la ciudad. El antiquísimo anfiteatro ha sufrido mucho los embates del tiempo, ya en el siglo II fue incendiado y después se convirtió, como la mayoría de edificios romanos, en lugar de habitación para los grupos más paupérrimos de las poblaciones medievales, primero, modernas después. Durante la Revolución se reutilizaron numerosos materiales con lo que la destrucción se completó.

Es necesario imaginarse a una muchedumbre de 15.000 espectadores ávidos de espectáculo, lo que muchas veces quería decir sangre, para tener una verdadera sensación de la grandiosidad del edificio. Hoy sólo ciertos muros y arcadas se conservan bien.

Es posible visitarlo, con lo que se puede entrar en las ruinas, pero también es posible contemplarlo desde fuera, gratuitamente.

El parque de Burdeos: Les jardins publics

Es el gran parque de Burdeos. Se sitúa en el barrio de Chartrons, muy cerca del Museo de Arte Contemporáneo el CAPC. En una superficie de 12 hectáreas se mezclan la vegetación y ciertas construcciones muy típicas en los parques de finales del XVIII y principios del XIX, los primeros parques públicos creados como tales del mundo.

El origen de los Jardins Publics es muy antiguo ya que fueron planificados en 1746 y terminado diez años después. El espíritu de las Luces aún puede observarse en este tipo de parques que mezclan el interés pedagógico con la arquitectura monumental neoclásica. El parque, similar al de Nimes constituye un espacio público de gran atractivos. A las plantas traídas de lejos se unen las autóctonas, y todo entre parterres, estanques, columnatas y templetes.

La reforma de 1856, que celebraba su primer centenario, incluyó la intención científica con zonas de experimentación agronómica (invernaderos hoy destruidos) y la compra del palacio de Lisleferme que desde esa época se convertirá en el Museo de Ciencias Naturales. El parque también posee un Jardín Botánico, cuyo bello edificio domina la parte trasera del mismo.

La vegetación es muy diversa, grandes tilos que dan sombra, palmeras, magnolias espectaculares en primavera, flores de todo tipo y estación.

La Puerta Cailhau, los restos de la muralla medieval, hoy en día sumergidos entre las construcciones del XIX y del XX.
La Puerta Cailhau, los restos de la muralla medieval, hoy en día sumergidos entre las construcciones del XIX y del XX.

Lugar de encuentro de paseo y relajación, el parque se llena siempre que los bordelesés pueden escapar a la rutina común a todas las ciudades

La Puerta Cailhau

La Porte Cailhau es uno de los pocos restos de la muralla que antiguamente protegía la ciudad. Esta gran puerta, que se construyó entre 1493 y 1496, es un edificio en si mismo ya que sobre el inmenso arco se alza una torre. A pesar de su función defensiva, desde el renacimiento fue decorado y reformado. En el interior se encuentra un pequeño museo que habla de la historia del monumento y de la ciudad de Burdeos.

Para continuar informándose sobre Burdeos visite las otras secciones de la página.