Isla de La Reunión

Mapa de la isla de La Reunión, la Francia del Índico, patrimonio de la Humanidad de la Unesco
Mapa de la isla de La Reunión, la Francia del Índico, patrimonio de la Humanidad de la Unesco

La isla de la Reunión forma un departamento de la República Francesa. Un departamento alejado, situado en el océano Índico, a 700 kilómetros de Madagascar y 170 de la Isla Mauricio.

Un departamento que forma parte de Francia, a 9.000 km de la Francia continental, y que extiende sus costas hasta el océano Índico y la Antártida, donde las TAAF, Territorios Australes y Antárticos Franceses engloban las islas Kerguelen, Saint Paul, Crozet, y Nueva Ámsterdam.

La isla de origen volcánico ha entrado en 2010 en el patrimonio mundial de la UNESCO, lo que confirma su gran valor ecológico, humano y cultural. La orografía de la isla corresponde a su origen volcánico relativamente reciente, lo que hace que las montañas sean escarpadas y que existan volcanes en actividad.

La Reunión culmina a 3071 metros en el Pitón des Neiges, en el centro de la isla. Al sureste el Pitón de la Fournaise es uno de los volcanes más activos del mundo, lo que cual es a la vez un gran atractivo turístico y un peligro constante para la zona sur de La Reunión. La isla se extiende por unos 2.512 kilómetros, es decir un poco más de la superficie de la pequeña provincia española de Vizcaya.

La población y las zonas de cultivo, habitación y turismo se concentran, por lo tanto, en el litoral, aunque las alturas y las montañas son, quizá, la parte más interesante de la isla, al abundar en ellas las especies vegetales y animales endémicas.

El endemismo es uno de los elementos que han favorecido su inclusión en el patrimonio universal de la UNESCO. Las islas Mascareñas, a las que pertenecen La Reunión, Mauricio y las Rodrigues, son muy conocidas por estos endemismos, no en vano, el famoso y extinto Dodó, vivió en la isla Mauricio hasta ser exterminado por los navegantes europeos. Una variante del mismo animal vivió en la isla de La Reunión. Todos estos endemismos sufrieron por la ocupación humana, que si bien tardía, siglo XVII, será intensa, al utilizarse la isla, primero como base en el comercio hacia la India y Asía, después como colonia.

Hoy en día la isla es un departamento francés donde circula el euro y dónde se mezcla una estructura estatal europea con un clima trópica y una población muy diversa, que resume con sus problemas y virtudes el crisol francés. El turismo está ayudando a desarrollar La Reunión, pero se enfrenta a límites ecológicos que pueden poner en peligro su desarrollo. Al tiempo, la necesidad de dar trabajo (el paro alcanza casi a un cuarto de la población) y alternativas a una población que crece en un ámbito geográfico forzosamente limitado. La emigración de Madagascar, las Comores y Mayotte, otro territorio francés del Indico, presionan y hacen complicado mantener los ideales republicanos y un nivel de vida europeo en esta esquina de África.

Un poco de historia

Descubierta y abandonada por árabes, portugueses, holandeses y franceses, será poblada por los franceses y esclavos malgache en la segunda mitad del siglo XVII. Llamada isla Borbón hasta la Revolución, a partir de 1710-15 la Compañía de las Indias Orientales desarrollará el cultivo del café lo que provocará la llegada de esclavos para trabajar en las plantaciones. La producción de nuez moscada y clavo también se desarrollará.

La Revolución Francesa cambiará el nombre a la isla, aunque este cambio no será definido hasta 1848. El siglo XIX supone el cambio de la economía hacia el monocultivo de la caña de azúcar, en este caso. La abolición de la esclavitud en la tardía fecha de 1848 supondrá un cambio, leve sin embargo, ya que un sistema de dependencia, de servidumbre se mantendrá hasta los años 30, provocando tensión y conflictos sociales. La caída de la demanda de azúcar en Europa al ser substituida la caña por la remolacha, causará una grave crisis. La colonización de Madagascar desviará el interés de la metrópoli hasta después de la II Guerra Mundial, cuando finalmente la Reunión se convierta en departamento.

Bosque de palmeras en la isla de la Reunión.
Bosque de palmeras en la isla de la Reunión.

Hoy en día, su estatus de región ultraperiférica, como el que gozan las islas Canarias o las Azores y Madeira, así como las ayudas de la Unión Europea han provocado un crecimiento rápido. La Reunión intenta asimilar su desarrollo turístico al de Mauricio, destino muy deseado entre los turistas de alto standing. Con todo, la estructura económica es frágil y problemas como el alto desempleo, el crecimiento demográfico y la dependencia con respecto a la Francia metropolitana deben resolverse para que la isla de la Reunión sea de verdad la isla intensa.

Las gentes de La Reunión

La población ha crecido hasta llegar a los 800.000 habitantes en 2008, siendo una población muy joven. SI tenemos en cuenta que la gran parte del territorio no es habitable, los problemas de superpoblación pueden ser graves, como ya lo son en la capital Saint-Denis.

Si hay un lugar donde los ideales republicanos, la mezcla de grupos humanos y los conceptos como igualdad y fraternidad deberían hacerse más visibles, este sería La Reunión. En la isla encontramos europeos, africanos del oeste, malgaches, hindúes, vietnamitas, malayos, chinos, etc, que cohabitan en relativa armonía y mezcolanza, como también ocurre en Mauricio.

A nivel cultural la Reunión representa un patrimonio de valor inestimable ya que, si al igual que el endemismo de sus especies animales y vegetales las ha hecho preciosas y únicas, el sincretismo cultural, la variedad gastronómica, musical, el mestizaje de lenguas, religiones y gentes, es el gran y precioso tesoro de la Reunión.

La naturaleza intensa de la isla intensa

Erupción en el Pitón de la Fournaise
Erupción en el Pitón de la Fournaise

El clima es tropical húmedo, influenciado por los alisios, pero la importancia del relieve hace que existan múltiples microclimas. La costa oriental es más lluviosa mientras que la occidental es más seca, así como la costa es más cálida y el interior mucho más alto, más fresco. Su situación geográfica hace que los veranos no sean extremadamente cálidos, pero en los inviernos los ciclones a veces provocan efectos devastadores. Las lluvias pueden durar semanas, lo que hace que la mejor época para las visitas a La reunión comiencen en primavera hasta otoño.

La zona noroccidental de la isla, cuyos volcanes no están activos, destaca por sus relieves abruptos, sus picos rocosos y la vegetación exuberante y diversa. Al contrario, la zona sudoriental con el Pitón de la Fournaise es una zona árida y rocosa donde se aprecian las erupciones más recientes.

La naturaleza es espectacular, dos parques nacionales intentan preservarla, uno terrestre y otro marino. La especies endémicas necesitan cuidarse para evitar su desaparición frente a las especies invasoras.

Entre las especies naturales destacan las acacias, palmeras, ficus, hibiscos y lantanas. La Fauna también es muy diversa y a menudo, amenazada. Aves, mamíferos como el ciervo de java, pájaros como el típico tuit tuit, loros, petreles, reptiles como la tortuga marina, insectos, etc…

La Reunión tierra de cultura y destino para los viajeros.

A pesar de no tratarse de la Francia europea, la Reunión puede ser un destino magnifico para los turistas. Los motivos para cambiar nuestro destino y ¿desviarnos 10.000 kilómetros de París? Por ejemplo, una acogida calurosa, un clima temperado, una mezcla de gentes que se nota en la vestimenta, en las fiestas muchas veces mezclas de tradiciones europeas, africanas, hindúes y musulmanas, de la gastronomía que combina el dulzor de los trópicos y las especias de la India e Indonesia. Las expresiones de esa cultura mestiza, en la música, la literatura, la danza, los artes, son algo muy destacable y que se puede disfrutar olvidándose de los prejuicios y desprecios que abundan en otras zonas del planeta. Y junto a la cultura, la naturaleza, los parques nacionales reconocidos por la UNESCO, la posibilidad de bucear y de encontrarse con una naturaleza aún virgen en una esquina del mundo.

Poco más se puede pedir en nuestro complicado mundo.  Visiten pues esta lejana parte de Francia.