Museo del Louvre: Sección Pintura

Una muestra de la belleza de la pintura del Museo del Louvre
Una muestra de la belleza de la pintura del Museo del Louvre. Foto de mastodon72

Presentación del departamento

El departamento de pintura responde a la dimensión enciclopédica del museo con obras representativas de todas las escuelas de pintores europeos, desde el siglo XIII hasta 1848.

En primer lugar, la pintura francesa ocupa el segundo piso del ala Sully. En segundo lugar, la pintura alemana y la de las Escuelas del Norte se sitúa en el segundo piso del ala Richelieu.

Y, finalmente, la pintura italiana y española tienen su espacio en el primer piso del ala Denon.

La historia de las colecciones

El origen de esta sección remonta a la voluntad de Francisco I de construir una galería de pinturas en su castillo de Fontainebleau, tal y como se podía admirar en los palacios italianos. Así, adquiere obras de arte de grandes maestros italianos, como Miguel Ángel o Rafael e invita a algunos artistas a su corte como Leonardo da Vinci, Rosso o Primatice.

Las colecciones de la corona se transmiten de soberano a soberano y se van enriqueciendo de acuerdo a los gustos y modas de la época gracias a adquisiciones importantes. Un ejemplo es la colección del banquero Jabach adquirida por Luis XIV. Bajo su reinado las colecciones italianas serán muy importantes, mientras que con Luis XVI lo serán las españolas (pinturas de Murillo) y francesas (Le Sueur). Las Escuelas del Norte comenzarán a formar parte de las colecciones en el siglo XVII y, sobre todo, en el XVIII.

En 1793, este conjunto será el punto de partida de la colección del museo que abre sus puertas al Palacio del Louvre. A lo largo del siglo XIX, las confiscaciones revolucionarias y las conquistas artísticas del general Bonaparte, contribuirán al enriquecimiento de la sección, así como las compras a particulares (colección del marqués de Campana) o las donaciones (colección del doctor La Caze en 1869).

Una etapa nueva comienza en 1986 con la apertura del Museo de Orsay y el traslado de un gran número de obras del Louvre. Se sigue un criterio cronológico, partiendo de la revolución de 1848; Courbet y los impresionistas dejan el Museo del Louvre para quedarse en la estación de Orsay.

Los donantes

Los donantes y los mecenas ocupan un lugar particular en la vida e historia del museo, a la cabeza de los cuales se encuentra la Sociedad de Amigos del Louvre creada hace un siglo, y que ha adquirido un importante número de obras de todas las épocas y países.

En cuanto a los donantes, muchos como La Caze, Moreau-Nelaton, Rothschild o, más recientemente Lemme, Kauffmann y Schlageter permanecen íntimamente ligados a la historia de la colección y al descubrimiento de ciertos períodos o pintores.

El verano de Giuseppe Arcimboldo. Las estaciones. Renacimiento.
El verano de Giuseppe Arcimboldo. Las estaciones. Renacimiento. Foto flickr de henri konfino

La colección La Caze, por ejemplo, hizo entrar en el museo una primera ola importante de obras del siglo XVIII, y la colección Lemme consiguió completar las lagunas de la pintura italiana del siglo XVIII. Entre los donativos más importantes, dos se han quedado agrupados según la voluntad de sus antiguos propietarios: en el segundo piso de la Cour Carrée, una impresionante colección de retratos, un conjunto holandés y un conjunto más heterogéneo compuesto por obras antiguas e impresionistas.

Pintura flamenca

Una serie interesante de pintores primitivos –de Van Eyck, Van der Weyden, Bouts y Memling – así como conjuntos de obras de Rubens, Van Dyck y Jordaens constituyen los puntos fuertes dentro del vasto panorama de la producción pictórica de Flandes entre los siglos XIV y XIX.

Pintura española

La pintura española brilla gracias a un destacado grupo de pintores primitivos, el más importante fuera de España, al que se unen obras de Ribera, Herrera, Greco, Murillo, Zurbaran y Goya.

Pintura francesa

La sección francesa, sin parangón en todo el mundo, presenta conjuntos destacados de obras del siglo XIII al XIX; desde Fouquet a Delacroix, pasando por Poussin, Le Brun, Watteau, Boucher, Chardin, David, Ingres y Géricault.

Pintura holandesa

La rica colección de obras holandesas ofrece un amplio abanico de pinturas de género, retratos, paisajes y naturalezas muertas de artistas prestigiosos: Rembrandt, Vermeer, Ruysdael o Heda.

La libertad guiando al pueblo. Eugène Delacroix. 1830.
La libertad guiando al pueblo. Eugène Delacroix. 1830.

Pintura inglesa

La entrada de obras inglesas en las colecciones data de finales del siglo XIX. La pintura inglesa está representada por obras de arte del siglo XVIII al XIX de pintores como Gainsborough, Reynolds, Lauwrence, Wright of Derby, Constable, Dadd, Füssli…

Pintura italiana

La sección italiana constituye la colección  más antigua del museo, ilustrando los centros más importantes de Italia de los siglos XII a XIX, con artistas como : Giotto, Botticelli, Mantegna, Leonardo da Vinci, Raphael, Titien, Veronés, Carrache, Caravage, Reni, Guardi, Tiepolo, …

Pintura alemana

La producción pictórica germánica comienza con los retratos de Durero y Holbein y se extiende hasta el romanticismo alemán con Friedrich y Lessing.

Pintura escandinava

Los países escandinavos entran en el Museo del Louvre de forma progresiva. Obras de Balke, Eckersberg, Købke o Dahl nos hacen descubrir un arte de una gran sensibilidad que florece en Dinamarca, Noruega o Suecia en el siglo XIX.