Los Alpes franceses

El Mont Blanc, el pico más alto de los Alpes.

Los Alpes son una importante cadena de montañas situada en Europa central. Su punto culminante es el Mont Blanc, con 4.810 metros de altitud. Alrededor de los Alpes —favorecido por ríos importantes de caudal uniforme y ricas tierras de cultivo— se edificó la importante civilización que hoy conocemos.

En los Alpes, los hábitats vienen determinados por la altitud; así, hasta los 600 o 800 metros de altura, allí dónde ha sido posible, las tierras se han dedicado a los cultivos: alfalfa, panizo, trigo, uva, patatas y árboles frutales son los cultivos más frecuentes.

A continuación las zonas boscosas: haya, robles y coníferas de muchas especies, de las cuales hay algunas de hoja caduca que llegan –en los lugares adecuados– hasta dos mil metros de altitud. En general, sin embargo, por encima de los 1.500 metros, allí dónde se ha formado tierra suficiente por soportarlo, dominan los prados de hierba y los pastos.

La supervivencia de las diversas especies de animales salvajes ha sido condicionada también por la existencia de grandes extensiones del todo inhabitables: los glaciares y las altas crestas. En el resto del territorio se encuentran los siguientes mamíferos: el corzo, el rebeco, el ciervo y el íbice de los Alpes o “stambecco”, una subespecie de la cabra montesa que ya sólo puede ser observada en la zona de los Alpes de Graies. El oso pardo y el lobo, al menos en completa libertad, son sólo un recuerdo del pasado. Son mucho más frecuentes el cerdo jabalí, el zorro, la ardilla, la marmota y la liebre. Estas dos últimas especies ocupan zonas elevadas, aparentemente muy por encima de la línea de vegetación.

En los bosques, más difíciles de encontrar sin embargo, también hay ginetas, tejones y pequeños mustelidos.
Las aves más visibles son águilas, buitres y numerosas especies de córvidos. Una de estas especies de carroñeros, la chova piquigualda es capaz de subir por encima de las cumbres más frecuentadas, por hostiles que sean las condiciones, en pos de los grupos de alpinistas, mientras espera que le ofrezcan comida. En la vertiente sur de los Alpes se ha reintroducido con éxito el quebrantahuesos.

En los ríos, la única especie es la trucha, aunque hay de varias clases, algunas foráneas.

Justo es decir que incluso fuera de las zonas de especial protección, los bosques y los animales son tratados con mucho cuidado en toda la zona de los Alpes, en muchos casos como un atractivo turístico, mucho más valioso y rentable que la madera de los árboles y la carne o la piel de los animales. Prueba de esto es que la tímida ardilla es frecuente incluso en los jardines de los pueblos y de las ciudades.

Clima

El clima varia dependiendo de las zonas, por lo general hasta los 1000 m. predomina un clima templado con unas precipitaciones de entre 500-800 mm al año y unas temperaturas media de -3ºc y 5ºc en invierno y entre 16ºc y 22ºc en verano.

A partir de los 1000 metros de altitud las temperaturas bajan y las precipitaciones suben situándose por encima de los 1000 mm anuales, las temperaturas medias de verano están alrededor de 10ºc en verano y entre los -10ºc y los -3ºc en invierno y las precipitaciones son mayoritariamente de nieve de noviembre a abril.

A 1800m. debido a los efectos de la altitud el Clima alpino es aún mas extremo las precipitaciones están alrededor de los 2000 mm anuales las temperaturas entán normalmente bajo cero entre 6 y 9 meses al año que oscilan entre los 3ºc y los 9ºc en verano y por debajo de los -8ºc en invierno y la nieve lo cubre todo de octubre a junio.

Por encima de los 3000 m está la zona de los glaciales y la nieve perpetua con temperaturas medias mensuales casi siempre por debajo de los 2 o 0 grados centígrados