Patrimonio cultural del Monte Saint Michel

La Abadía del Monte Saint-Michel de estilo carolingio, románico y gótico flamígero
La Abadía del Monte Saint-Michel de estilo carolingio, románico y gótico flamígero

La visita a la Abadía del Monte Saint-Michel

A nivel de la iglesia parroquial, comienza en el Grand Degré (una escalera de unos 350 escalones) que conduce a la abadía. Edificada desde el siglo X, la abadía benedictina del Monte Saint Michel se caracteriza por maravillas arquitecturales edificadas en los estilos carolingio, románico y gótico flamígero.

Se divide en dos partes: la abacial y la Maravilla.

Notre-Dame Sous-Terre

En 1898, tras las excavaciones bajo el suelo de la iglesia abacial actual, el arquitecto Paul Gout descubre Notre-Dame-Sous-Terre, la iglesia original fundada en b. Pero Notre-Dame-Sous-Terre no será despejada totalmente hasta 1959.

Las ampliaciones sucesivas de la abadía habían terminado por absorver la totalidad de la original hasta que se olvidó durante siglos. Restaurada, a partir de ese momento, nos ofrece un magnífico ejemplo de arquitectura prerrománica.

La Iglesia abacial actual

La abadía fue constuída para acoger a los peregrinos que venían todos los días al Mont Saint-Michel, y reemplazar a Notre-dame-Sous-Terre, la iglesia original. La nueva iglesia constaba de tres criptas: la capilla de los treinta cirios, la cripta del coro y la capilla de Saint-Martin (construidas entre 1031 y 1047). El abad Ranulphe empieza enseguida la edificación de la nave en 1060, y en 1080, de los tres pisos de edificios conventuales en el norte que comprenden la sala de Aquilón, el pasillo de los monjes y el dormitorio.

También se comienzan la bodega y la capellanía de la futura Maravilla. Las nuevas construcciones pasan a recubrir totalmente Notre-dame-Sous-Terre que, sin embargo, permanece utilizada para el culto.

En 1103 se vinieron abajo tres tramos occidentales de la nave sobre los edificios del convento, y serán reconstruidos por el abad Roger II. Pero en 1421 se hunde el coro románico que ya será reconstruido en estilo gótico flamígero entre 1446 y 1523.

Otro episodio de reconstrucción tuvo lugar después de un incendio en 1776. Se demolerán los tres tramos occidentales de la nave y, en 1780, se construirá la fachada clásica actual, para lo cual se necesitará cortar en dos Notre-Dame-Sous-Terre.

La Maravilla (La Merveille)

El edificio de la Merveilla se sitúa justo al norte de la iglesia abacial, e integra claustro, refrectorio, sala de trabajo y capellanía en un perfecto ejemplo de integración funcional. El conjunto está constituido por dos cuerpos de edificios de tres pisos.

En la planta baja está la bodega. Cada sala comporta una sala particular cada vez más ligera cuanto más subimos, con poderosos contrafuertes situados en el exterior y que sostienen todo el edificio.

Los condicionamientos topográficos han jugado un papel importante en la construcción de la Merveille.

La Capellanía

La Capellanía está compuesta por dos naves. Las bóvedas de aristas, de forma ojival, reposan sobre fuertes columnas de base y capitel cuadrados. Ocho ventanas horadadas entre los contrafuertes llenan de claridad la sala.

La bodega

Está formada por tres naves con bóvedas de aristas, ojivales que reposan sobre dos pilares cuadrados que sostienen las columnas de la Sala de los Caballeros, que está encima. Hacia el oeste, se abre una gran puerta que da a las terrazas y los jardines que están más abajo. A la derecha de la puerta, una escalera realizada en el muro, conduce a la Sala de los Caballeros.

La belleza y la luminosidad de la Sala de los caballeros
La belleza y la luminosidad de la Sala de los caballeros. Foto de PO Artur

La Sala de los Caballeros

La Sala de los Caballeros fue construida entre 1215 y 1220. Toma su nombre tras la institución de la Orden de Saint-Michel, fundada en 1469 por Luis XI.

Pudiera ser que esta sala no tuviera en su origen una misión tan noble, sino que estaría destinada en el siglo XIII a dormitorio de la guarnición.

La sala está formada por cuatro naves de anchuras diferentes, las dos primeras están llenas de columnas que reposan sobre los pilares de la bodega; la tercera sobre el roquedal. Las bóvedas se sustentan sobre columnas de base octogonal talladas muy finamente.

El Refrectorio

El Refrectorio, acabado hacia 1215, es sin duda la sala más hermosa de la Maravilla. Está compuesta de una nave doble cuyas bóvedas están formadas por arcos perpiaños, arcos ojivales decorados en su unión por una roseta esculpida que se apoyan en columnas que se sustentan, a su vez, en las de la Capellanía.
El Refrectorio está iluminado por nueve ventanales que tienen en su base bancos de piedra.

El Dormitorio comunitario

El dormitorio comunitario es una vasta sala que se eleva por encima del Refrectorio. Unas ventanas pequeñas, alargadas y estrechas lo iluminan al norte y al sur. En el exterior se ensanchan y, por su forma particular, parecen colmenas.

El claustro

El claustro de la Abadía del Monte Saint-Michel es uno de los más curiosos y de los más completos de los que existen en Francia. Recuerda a la arquitectura normanda del siglo XII. Comenzada por Thomas des Chambres, fue terminada por Raoul de Villedieu en 1228. Tiene una forma cuadriláctera irregular, compuesta por cuatro galerías que rodean el patio descubierto. Destacan las columnas de granito rosa y tres arcos que se abren al mar y al vacío. Estas tres aperturas debían constituir la entrada de la sala capitular que no se llego a construir.

En la galerías, destacan los hermosos rosetones y las figuras esculpidas. Y encima de los arcos, un friso de pequeños rosetones muy elegantes.

En la galería sur del Claustro, está el lavatorium donde los monjes podían hacer sus abluciones y las ceremonias de lavado los pies que, según las reglas benedictinas, debían cumplirse todos los jueves.

El claustro de la Maravilla es de una gran belleza. Destacan los rosetores esculpidos en los arcos.
El claustro de la Maravilla es de una gran belleza. Destacan los rosetores esculpidos en los arcos. foto de Marc;-)

El claustro alberga un jardín medieval recreado en 1966 por el hermano Bruno de Senneville, monje benedictino apasionado de la botánica. En el centro hay un motivo de boj rectangular bordeado por trece rosales de Damas. Hay plantas medicinales, hierbas aromáticas y flores que los monjes utilizaban en la Edad Media.

Los edificios monásticos

Robert de Torigni fue elegido abad del Monte Saint-Michel en 1154, con lo que se restableció la paz entre los monjes divididos desde hace varios años. Mandó construir un conjunto de edificios al oeste y al suroeste del Monte Saint-Michel: una vivienda, un tribunal diocesano, la capilla de Saint-Etienne y la de Saint Aubert.

También se remodelaron los caminos que comunicaban con Notre-Dame-Sous-Terre para evitar el contacto entre los peregrinos y los monjes.

Destaca la rueda que servía de torno, instalado cuando funcionaba la prisión, que estaba destinado a proveer al monte de alimentos.

La Sala de Belle Chaise

Los edificios de la Belle Chaise y de las viviendas de los monjes integran las funciones administrativas de la abadía a las funciones culturales. En el este se edificó la Sala de los guardias así como otro tribunal diocesano.

Torre y vivienda

Las dos torres del Châtelet se edifican hacia 1393, después la torre Perrine. El comjunto será completado, por iniciativa del abad Pierre Le Roy, por una vivienda personal que completaba las fortificaciones de la abadía.

Abierta todos los días salvo el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre.
– Del 2 de mayo al 31 de agosto de 9 a 7 de la tarde (última entrada a las 6).
– Del 1 de septiembre al 30 de abril, de 9:30 a 18:00 (última entrada a las 17:00).

Hay visitas libres o comentadas de una hora todos los días.
Visitas comentadas de dos horas, los fines de semana.

Precios de las entradas:

Individuales: + de 25 años : 8,50 euros ;  jóvenes de 18 a 25 años; menores de 18 años : gratuito.
Visita con conferencia. 13€; jóvenes de 18 a 25 años: 9€; menores de 18 años: gratuito.
Alquiler de una audioguía: 4,50€.

El pueblo medieval del Monte San Michel

El origen del pueblo de San Michel se remonta al año 709 y su desarrollo tiene lugar a la sombra de su abadía medieval, por lo que su economía ha sido tributaria durante doce siglos. Fue lugar de peregrinación hasta la Revolución francesa. Actualmente, se ha estudiado la rede de rutas que los peregrinos utilizaban para llegar al Monte Saint-Michel, que están adquiriendo más valor por la cantidad de turismo que atrae el lugar.

El pueblo ha sabido preservar sus tesoros de la Edad Media; de hecho, la mayoría han sido declarados Monumentos históricos. Los turistas deambulan en masa por las callejuelas en las que casi cada casa constituye un tesoro arquitectónico.

El patrimonio religioso

Además de la abadía, que se impone por su elegancia y por su magnífica arquitectura, existen otros monumentos religiosos en el roquedal, como la Iglesia parroquial de Saint-Pierre. Originalmente, era la iglesia de los habitantes del Mont. Ha conservado vestigios del siglo XI en sus pilares, aunque en general, puede inscribirse en los siglos XV y XVI. La nave posee sólo un lateral, lo cual descentra el coro hacia la derecha.

En su interior se guardan hermosos objetos de culto: una vidriera del siglo XV, un yacente medieval decapitado, un altar con su retablo de columnas que datan de 1660. También hay pilas bautismales primitivas del siglo XIII, una Virgen con el niño y Santa Ana enseñando a María de los siglos XV y XVI. Además hay una copia de la estatua de Saint- Michel.
La iglesia de Saint-Pierrre, que aún está rodeada por un cementerio, se inscribe desde 1901 en el inventario extraordinario de monumentos históricos.

Las torres semiciruculares forman parte del impresionante conjunto de murallas defensivas del Monte San Michel
Las torres semiciruculares forman parte del impresionante conjunto de murallas defensivas del Monte San Michel. foto de SanSuiSo

Las Murallas: declaradas monumentos históricos

Además del patrimonio religioso, el pueblo actual del Monte San Michel es uno de los únicos pueblos franceses que ha conservado el conjunto de fortificaciones medievales de los siglos XIII y XV. La muralla está compuesta por torres semicirculares.

El camino de ronda y los parapetos son del siglo XV, así como los diferentes elementos de defensa como la puerta del Rey o el Cuerpo de guardia de los Burgueses (siglo XVI). La muralla de los Fanils, que continúa con los muros de Monteux, Cantilly y de la Pillete son del siglo XVI, junto a la torre Gabriel que tiene un molino de viento.

Museos

Archéoscope del Mont Saint Michel

Es un gran espectáculo multimedia que cuenta la historia de la construcción de este magnífico monumento.

Museo Histórico o Museo Grévin

En este museo podemos conocer los 1000 años de historia del Monte San Michel, la arquitectura, las prisiones, el periscopio del siglo XIX que descubre la Bahía…Posee colecciones de armas, pinturas, esculturas y relojes.

Museo Marítimo

Está situado en la calle principal y posee una importantísima colección de barcos y explica el fenómeno de las mareas, los problemas de la acumulación de arena en la Bahía y el proyecto de “Restablecimiento del carácter marítimo del Monte San Michel”.

Vivienda Tiphaine (Casa de Bertrand du Guesclin)

En la calle principal se encuentra esta casa del siglo XIV, donde se evoca la vida del condestable Bertrand Duguesclin y de su esposa Tiphaine de Raguenel, la “dulce hada” que poseía un gabinete de astrología.