Mayotte

Mayotte, Francia austral. Más cerca de Madagascar que de Marsella y en plena África, el departamento número 101.

Mayotte es desde 2011 el departamento número 101 de la República francesa. Colonia desde 1841, cuando la isla es comprada al sultán local, colectividad de ultramar hasta 2011, los mahorais han escogido desde 1975 mantenerse dentro de la República, confirmándolo sucesivamente en cuatro referéndums, de los cuales en el último marcaba la definitiva transformación en departamento con un 95% de los votos favorables.

La isla se encuentra en el canal de Mozambique, y es un departamento de 376 km2 cuya población se eleva a 200.000 habitantes. La isla tiene como problema principal la inmigración ilegal que llega de las otras islas del archipiélago, atraídos por las mejores condiciones de vida y libertad. Hay que tener en cuenta que la isla de Anjouan, la primera de la república de las Comores se encuentra a solo 30 Km. al oeste de Mayotte. Madagascar se sitúa a 250 Km. al oeste. Junto a ello, la falta de desarrollo económico aparece como otro de los problemas. Esta no evita que la calidad de vida sea uno de los atractivos de Mayotte. Los mahorais demuestran que con poco se puede vivir bien, que no es necesaria una pléyade de objetos materiales para disfrutar de la vida. Con todo, los habitantes de Mayotte esperan que la transformación en departamento aporte mejoras sin caer en la dependencia de los departamentos del Caribe (Guadalupe y Martinica, sobre todo).

Esa compleja relación entre personas que comparten elementos culturales y familiares y que se diferencian en el estatus, la nacionalidad y la riqueza, la forma de acomodarla positivamente para todos será el principal problema del nuevo departamento.

Mar y montaña.

El aeropuerto de la isla (Grande-terre) se encuentra en otra pequeña isla (Petitte Terre) frente a las costas de la capital Mamoudzou. La capital cuenta con 50.000 habitantes y está comunicada con el aeropuerto con pequeñas gabarras y barcazas. El atolón coralino que portege la isla, también la aisla e impide a los grandes buques fondear, por lo que la llegada de mercancias es complicada.

El clima es muy húmedo y caluroso, con temperaturas medias de 27-30° en la estación húmeda. Para viajar lo mejor es la estación seca, más fresca (22-25°) de mayo a octubre. El agua no suele bajar de los 25°, todo un placer para los frioleros.

La isla posee relieves abruptos que alcanzan más de 600 metros (Mont Benara 660m). La erosión puede ser un problema si no se mejoran las posibilidades de abastecimiento energético y si la agricultura no es responsable. Existen 150 Km. de caminos forestales y rutas para trekking. Destaca el recorrido que lleva al lago que se ha creado en el volcán extinto de Dziani Dzaha.

Cima del Monte Choungui a casi 600 metros de altura se disfruta una buena parte de la isla. Un mar verde en mitad del océano total. Foto de birdy2a.

La isla está protegida por un inmenso atolón coralino de unos 1.100 km2, uno de los mayores del mundo. La riqueza de la naturaleza, de los fondos coralinos, la presencia de peces y mamíferos marinos (ballenas, delfines, etc…) aún no ha sido explotada, pero podría ser una de las maneras de desarrollar la isla, evidentemente si se realiza de forma justa y controlada. Su biodiversidad era mayor, pero los efectos nefastos de los humanos la han llevado a estar en peligro, por la erosión como hemos dicho y por la llegada de especies invasoras. Con todo, en principio la departamentalización debería aumentar el control y aportar subvenciones y la creación de parques naturales o nacionales.

La fauna es rica y diversa, más de 100 especies de aves, la mayoría similares a las de Madagascar. Las zonas de manglar son aún importantes y protegidas serían un inigualable destino turístico. Ciertos lemures pueden observarse en zonas que hacen las delicias de los visitantes, sobre todo en el islote de Bouzy.

En el ámbito marino destacamos las posibilidades para el buceo ya que el atolón coralino es grandísimo y se encuentra en buen estado. Junto a él hay que subrayar el parque marino de Aziley donde se protege a la tortuga marina verde.

Las ballenas entran en el lago interior y dan a luz a sus ballenatos, un espectáculo inigualable. Los delfines y las tortugas son también my comunes.

Un gran crísol, tradición aricana, arabe, musulmana, europea…

Una ballena saludando a los turistas frente a Mayotte. Las ballenas dan a luz a sus ballenatos en los alrederores de Mayotte y los amamantan durante sus primeros meses de vida.

Culturalmente Mayotte ha sido como muchas zonas de Madagascar y el África oriental una mezcla de tradiciones africanas y arabomusulmanas. A ellas se añade el elemento europeo lo que ha creado un mezcla particular donde la música y el color se unen a la religión musulmana y a la cultura francesa. La conversión del territorio en departamento, reforzará los componentes europeos, pero los maorenses desean mantener su anclaje africano con el mismo fervor con el que se declaran hijos de la República francesa. La poligamia, el derecho consuetudinario eran importantes en Mayotte hasta hace muy poco, la importancia de la costumbre y la tradición aún lo es, añadiendo una peculiaridad más a está alejada isla de Francia.

La gastronomía es rica y diversa, destacando los pescados y las salsas picantes. Añadida a la música sempiterna, adornan algunas de las fiestas más importantes como es un Carnaval que se celebra en junio-julio. Destaca como en Madagascar el cultivo de frutas y productos tropicales, de entre los que destaca la gloriosa vainilla, la auténtica.

Para llegar, desde hace unos años existen vuelos directos desde París. En la isla se pueden alquilar coches lo que facilitará los desplazamiento. Un viaje a Mayotte se puede combinar con una estancia en Madagascar o la Reunión, lo que haría del viaje una verdadera travestía por el oriente del África oriental, un viaje a las puertas de la Terra Australis con la que soñaron los navegantes del XVIII. Más allá, por extraño que parezca sigue estando Francia, con los Territorios Australes y Antárticos Franceses, los TAAF, habitados por pingüinos, científicos y mamíferos marinos, pero eso ya es otra historia…

[vimeo width=”700″ height=”350″]http://vimeo.com/10400012[/vimeo]

Filatelia en Mayotte.

Desde 1997 se imprimen sellos franceses distintos de los de la metópoli. Con la transformación en departamento tal vez desaparezcan. Si le interesa la filatelia de Mayotte o la del resto de Francia, visite nuestra página especialmente dedicada a ella. Allí podrá realizar pedidos si lo desea.