Arte Contempráneo y clasicismo en el Palacio de Versalles: Bernar Venet

Así quedará la estátua de Luís XIV tras la instalación del arco de Bernar Venet. Arte contemporáneo y clasicismo unidos en el Palacio de Versalles.

El Palacio de Versalles continúa la senda de mezcla de tiempos y estilos con la invitación, para este año de 2011 ,de un nuevo artista contemporáneo: el escultor francés Bernar Venet.

Tras el norteamericano Jeffs Koons en 2009 y el japonés Takashi Murakami en 2010, el Palacio de Versalles prepara, una nueva exposición que se prevé polémica y que abrirá sus puertas el 1 de junio. El director del Palacio, Jean-Jacques Aillagon, que se mueve como pez en el agua en mitad de las controversias y las criticas aceradas, reincide con una programación que busca agitar la visión y los pensamientos de los turistas y de los habitantes de Versalles.

Cierto es que la mezcla del clasicismo rococó del XVII y XVIII, con las muñecas manga, – sumamente eróticas -, de Murakami y las brillantes frutas doradas de Koons, introducían elementos extraños, estrambóticos si se quiere, en el Palacio de los Luises (Luís XIII, XIV, XV y XVI). No es menos cierto, que la mezcla no dejaba de ser curiosa, agradable e interesante si cabe. No podía ser menos. Realizar una exposición de arte contemporáneo en un marco tan espectacular y recargado provoca inevitablemente el contraste.

El Palacio de Versalles se refleja en las esculturas de Jeff Koons, “mestizaje” artístico sublimado durante 2009.

Las críticas a dichas exposiciones han sido muy ácidas, como siempre que en Francia se “tocan” los monumentos emblemáticos. Al mismo tiempo, las críticas han sido minoritarias y han quedado olvidadas tras el interés del público, y la garantía del apoyo de la burguesía bohemia de París (bobos). La Francia transgresora aún es mayoritaria y promueve y paga el esplendor cultural de la ciudad de la luz, y de Versalles.

Como la mayor parte del arte contemporáneo, lo kitsch se une a lo comercial y mercantil, lo luminoso y espectacular a lo fútil y caduco. Todo ello puede ser criticable, evidentemente, pero también podríamos criticar el rococó propagandístico y adormecedor de las tensiones nobiliarias y sociales con la que se decoró el Palacio de Versalles. La molicie deseada por los reyes de Francia y por sus ministros, – con Richelieu y Mazarino a la cabeza-, que en su necesaria y personal centralización del reino buscaba la belleza, tal vez, pero también el control de los duques y condes y príncipes. En ese sentido la crítica del arte no es más que el ejercicio de la libertad sublimada. De alguna manera criticar el arte repite esa sentencia tan artística, “la crítica por la crítica”.

Tras el arte se ocultan las mismas miserias y deseos inconfesables, las mismas pasiones por el poder y la gloria, los mismos límites sociales, culturales, las mismas ansias de libertad. Por ello, la crítica artística  debería circunscribirse, la mayoría de las veces, a un ejercicio de estilo, a una opiníon que hable más del gusto personal que de la verdad absoluta.

Muñeca manga de Murakami en la sala de los espejos del Palacio de Versalles, durante la exposición de 2010.

Con todo, la mezcla ha sido exitosa, a pesar de las críticas y  de los desprecios. Éxito de público, financiero, y publicidad extra con la que Francia salvaguarda su imagen de centro cultural y artístico mundial. Publicidad, a la que blog-francia.com colabora escribiendo estas líneas.

Un arco para engrandecer a Luís XIV, el rey sol.

La obra principal de la exposición de Bernar Venet será un conjunto de estructuras metalizas situadas que forman dos arcos situados tras la estatua ecuestre de Luís XIV, entre la estatua y el Palacio. Los arcos de 22 metros de alto,  vistos desde la verja de  entrada, enmarcan la figura regia y el frente del Palacio de Versalles. Vistos desde el palacio, “redibujan la educada ciudad de Versalles, tan tranquila y pasible”, en palabras de  Bernar Venet.

Además de este arco monumental en la entrada, otras esculturas se situaran en los jardines, frente al Canal y entre los arbustos del Palacio. La exposición estará abierta del 1 de junio al 15 de noviembre, coincidiendo con los meses más cálidos y donde la afluencia de turistas es mayor.

Por Leona Tzapasdottir

Exposición de Bernar Venet en el Palacio de Versalles del 1 de junio al 15 de noviembre de 2011. Para poder organizar su visita a Versalle y al Palacio visite la página específica en nuestra sección de otros destinos.